¿Habéis oído hablar de los sapos corredores?

Nuestro equipo, relató en Expolevante, los 15 años de experiencia en agricultura ecológica
23 abril, 2018

El Sapo Corredor (Epidalea calamita), en inglés Natterjack Toad, es una de las tantas especies de anfibios que habitan nuestra región y que encuentran una abundante fuente de alimentos y refugio en los cultivos de limón biodinámicos.

 

Además, tras estos periodos de lluvia que nos están refrescando la primavera, nos regalan sus cantos de cortejo y se reproducen en las charcas temporales que se forman y enriquecen la biodiversidad de nuestra zona. ¡Un placer observar y promover la reproducción de todas estas especies!

¿Qué mejor aliado en el control biológico de plagas que un sapo? Es uno de los más deseados habitantes que podemos encontrar entre nuestros cultivos, ya que no daña en absoluto la plantación, pero es un depredador muy voraz de hormigas y mantiene a raya las poblaciones de cualquier especie de insecto en general.

En concreto, el Sapo Corredor, es una especie nativa de nuestra zona, pero con gran capacidad de adaptación, distribuyéndose por variedad de ambientes desde zonas arenosas y de dunas costeras, zonas semidesérticas hasta zonas montañosas, por lo que podemos encontrarlo por casi toda Europa occidental y central.

Se adapta muy bien a la desecación del litoral almeriense, necesitando simplemente pequeñas charcas someras temporales donde depositar sus ristras de huevos. De este modo, sólo depende de la época lluviosa para su reproducción (pudiendo comenzar en otoño y terminar en primavera). ¡Estamos ante un auténtico todo terreno!

No es una especie amenazada, pero sus poblaciones están decreciendo por la pérdida de su hábitat en general… así que en Campojoyma llevamos a cabo una serie de medidas (asesorados por la asociación SERBAL) en nuestros cultivos biodinámicos para favorecer que encuentren un lugar seguro donde alimentarse y reproducirse.